IMAGEN-16682364-1Escrito por: Wbeimar Muñoz Ceballos.
Para Nacional el empate 1-1 con Bolívar en el estadio Siles Suazo de La Paz, fue un negocio redondo, si tenemos en cuenta que el equipo boliviano, dueño del cuero… y con base en un gran esfuerzo físico y mala definición, rondó varias veces la victoria, creando pánico en la defensa colombiana a la que Armani salvó en más de una oportunidad.

El visitante cambió su estilo de juego, que tiene como bandera la posesión y circulación de la pelota, a las que siempre agrega talento y cambios de ritmo, para sus llegadas con sorpresa. En ésta oportunidad recurrió a un posicionamiento defensivo retrasado y a la posibilidad de un contraataque, que no pudo hilar hasta el segundo tiempo. Estuvo a punto de naufragar en el primer período con un disparo en el horizontal de Fierro, un remate desperdiciado por Cabral a 5 metros de la raya de gol y un mano a mano inmejorable de Callejón que abortó el arquero verdolaga.

El objetivo de Bolívar fueron los doblajes por los costados, para una lluvia de centros a los 16.50 mts, en los que se multiplicaron los zagueros verdes. Comenzó a hacer agua Bocanegra en su sector, superado numéricamente por los rivales. Y a los 10’del tiempo complementario, desde esa zona salió un centro al que le metió la mano Nájera. Penal que cobró JUAN CARLOS ARCE. Rechazó Armani de frente y Arce ganó la segunda maniobra en palomita, para el 1-0. Marcador favorable al onceno que había tenido un dominio abrumador del balón y basó el juego en la presión alta y la acumulación de hombres en el medio, para estirar las acciones a los flancos.

Ganaron los rebotes los bolivianos y volvieron una y otra vez a la carga., aprovechando que Nacional se hizo lento e impreciso. No se veía al jugador que pudiera conectar bien a los de arriba y así transcurrió el partido, hasta el minuto 66’, sin un solo disparo del cuadro colombiano a la caseta de Rómel Quiñonez. Hasta que en la primera llegada (léase bien: la primera llegada) Berrío quedó en el duelo hombre a hombre con el cancerbero….la pelota dió en el defensa Eguino…y la pierna zurda de MIGUEL ÁNGEL BORJA clavó la estaca del 1-1.

Antes de la igualdad, Armani se lució en una llegada de Callejón y en un remate de Eguino. Y sobre el final (minutos 90’y 92’) la magia de Macnelli, abrió huecos en la defensa paceña y Berrío botó dos goles cantados. La fórmula planificada de las transiciones rápidas, para aprovechar los espacios dejados por Bolívar, demoró bastante, pero estuvo a punto de liquidar al contendor cuyo mayor esfuerzo ofensivo, no tradujo en celebraciones.

Después del empate Reinado Rueda entró a Róderick Miller y trabajando con 3 centrales y 2 laterales….más el ingreso de un hombre fresco como Blanco (el árbitro le perdonó la roja por un golpe en la cara a un rival) para ayudar a Mateus Uribe, selló el arco y Bolívar se diluyó. En tiempo de reposición, por poco Nacional explota las minas de Potosí..

Por razones de la altura (más de 3600 metros sobre el nivel del mar) a Nacional le costó el manejo del balón y por eso rellenó la tarde con táctica defensiva. Armani atajó y Borja no perdonó. Cuestión de eficiencia en las 2 áreas.

Un empate, para seguir soñando caminos.